El sistema

14 agosto, 2008

En el departamento de informática de la oficina situada en la planta baja del edificio principal de una multinacional enorme, y por supuesto extranjera, puedes apreciar tan claro como el agua como funcionamos todos en el esclavismo infinito del sistema, lo puedes apreciar si tienes capacidad para verlo en paralelo que actúas en el, no todo esta a la vista de los ojos, obvio. El clasismo de los rangos laborales está medido desde el primer día, e influye en valores tan humanos como la amistad o la enemistad (si, es un valor. La indiferencia es el único odio), es imposible escapar de ello. Una chica de la limpieza jamás podrá ser amiga de un jefe de sección. Yo siempre he funcionado diferente. Aunque también soy clasista, pero al revés, hay jefes muy estúpidos, hay chicas de la limpieza encantadoras. Suelo llevarme bien con lo que considero encantador, si se deja, y ese es mi primer clasismo. El segundo es más superficial por el complejo hecho de que debe ser innato, la inteligencia; he descubierto que la inteligencia en esta oficina también tiene grados y se requiere de una fina delicadeza para poder diferenciarla y así no confundirte y caer en el abismo. Hay gente que es muy lista con un teclado y una pantalla delante, sin más, yo hablo de otra inteligencia mucho más críptica, los matices de la misma los dejo para otro día. Fuera sin embargo, donde nunca pasa nada (pues todo sucede dentro) todo funciona al revés también pero de otra manera, pues ya no depende de mi elección, por eso repito tanto eso de que las cosas nos eligen, las clases son casi inapreciables, nos veo más iguales en términos que yo denomino por defecto o de entrada, todos nacemos libres. A los que considero mis mejores amigos - por ejemplo - no puedo verlos ni siquiera una vez al mes, pero cada vez que nos vemos no ha pasado ni un segundo desde la última, vencemos al tiempo. Creo que al final el sistema no es invencible ni eterno, el tiempo - su gran alíado - puede dar fé de ello. Voy a intentar parecer listo durante un rato con 'mi' teclado y 'mi' pantalla pues tengo algo de trabajo atrasado, pero ni mi jefe ni mis compañeros saben por qué, vosotros en cambio si, y eso que a la mayoría nunca os he visto en persona. Será tarde o será temprano, pero el sistema caerá.

9 comentarios:

rakel dijo...

ojalá veamos esa caida, que no la tengo yo muy clara...
bjs!

Irreverens dijo...

En este caso comparto el escepticismo de Rakel.

Yo también soy de las que hace buenas migas con la mujer de la limpieza o el chico del transporte, siempre y cuando sean personas con sentido común; algo que suelo echar de menos en muchos de los altos cargos con poca experiencia vital pero mucha ambición...

Petons

Stultifer dijo...

Intento llevarme bien con mis jefes y con los del servicio de seguridad. Con quien suele haber problemas es con las personas de tu mismo nivel en la empresa. No voy a desayunar jamás con ellas.

MonikaMDQ dijo...

Esa clara separación de cargos no es mas que otro estúpido invento del sistema.
He trabajado en cierto lugar parecido al que describes y me reí siempre de esos algunos y algunas que te miran extraño cuando compartis tu desayuno con gente de mantenimiento o peor aún ¡de limpieza! Porque claro ¿cómo se ocurriría hacer eso? si yo: una secretaria de "nivel administrativo" tenía que desayunar con gente administrativa, ¡de mi altura!
Y por ese pensamiento hipócrita que llevan me he peleado con esos, detestando esas miradas estúpidas y clasistas, las he odiado pero en definitiva el tiempo me demostró que fue todo al ñudo. Ellos nunca entenderían "lo mio" pero si tomarían un café con el jefe, en mi caso era jefa, ignorante por naturaleza *pero jefa al fin*

Ya en otros momentos me he reido de eso compartiendo desayunos con gente sin estudios pero tenían dos dedos de frente y mucho mas sentimientos y mas inteligencia que muchos jefes "dominantes" y sobervios que pululan por doquier queriendo hacernos creer que "lo saben todo"

Wilde dijo...

no? Pero si lleva años en caída libre Rakel. Obviamente nosotros quizás no lo veremos a la altura del suelo, pero la próxima generación si lo hará. No me importaria haber nacido hoy, justo hoy.

Un simple matiz como que los camioneros se paren, Ireverens, puso todo el sistema contra las cuerdas, daba igual quién fueras en tu trabajo, ni gasolina ni pescado para todos. Si caerá.

Esas personas que citas amigo Stulfiter, suelen ser las típicas, con ansias de. En realidad pertenecen al grupo 'superior' en estos temas. Y no, no están a tu nivel, créeme.

Si es cierto Monika, te miran raro en la cafetera. A mi me paso hace un par de semanas. Lo has descrito muy bien.

Gracias a los cuatro,

Ayshane dijo...

No me hables de la oficina... he de decir que también trabajo en una "Gran Multinacional" donde el lema de la empresa es la flexibilidad en tu puesto de trabajo, es decir, si encuentras un sitio sea en la planta que sea pillalo para que nadie te lo quite y así consigas currar un poco...

De la gente mejor ni hablar... todos recibimos desilusiones con los compañeros, al principio o no tanto puedes comenzar a congeniar con algún compañero o compañera y parecerá como que hasta esa conexión puede llegar a convertirse en amistad, pero luego te das cuenta de la verdadera realidad, hay qente que es falsa por naturaleza y que la utópica muestra de uno mismo es eso utópica...

Yo allí soy la cosa rara... como me han calificado, me visto de negro, llevo las uñas de color negro, mi bolso esta monísimo con sus chapitas y la mano cadavérica en el medio, me encanta destacar y reirme de algunas personas que solo muestran el lado que al jefe o al sistema le gusta ver, es decir, vestido de patrón y aptitud de reglas... pero eso no va conmigo.

Yo trabajo como el que más, mi sentido de responsabilidad es bueno pero no sigo ninguna regla en general, he llevado el pelo de diferentes colores, llegando al azul metálico, mis camisetas no son discretas que digamos y aún después de todo esto, de mis gustos y de como me comporto y hablo ahí sigo, en mi puesto de trabajo...

¿Qué algún día me echan por no seguir el patrón establecido...?

¡Que les jodan!!!

jajajaja

Besitos guapo!!!

Wilde dijo...

Muy bien Ayshane, muy bien!!!

Iria dijo...

El clasismo no es solo germen en los trabajos, es tesis en la vida y es totalmente absurdo medir la inteligencia de una persona por el nivel de estudios y mucho menos por estatus social. El conocimiento, el juicio, la comprensión… solamente los aporta la vida, ella es la gran maestra… lo demás, ya sabemos, incluso se puede comprar. Ahora bien, ¿está a la venta la inteligencia para vida? Evidentemente no.
Lamento no ser tan positiva como tú, pero el puto sistema no caerá, es una utopía.

Wilde dijo...

exacto Iria, ya es una utopía. La realización de la misma se le denominará evolución. Si caerá, je!