El peso de los sueños

28 octubre, 2008

Como este país es 'estúpido' - que lo es - abre telediarios con unas declaraciones de Pedja Mijatovic sobre un arbitraje y se hace aburrida conversación hasta en el puesto de trabajo, sea a favor o en contra, ¿quién dijo crisis? No voy a hablar de este tipo de estupideces de una manera que no sea superficial jamás, pero como algo si me gusta el fútbol, permitanme utilizarlo como filtro para hablar de lo que quiero hablar, o más bien opinar. Hace un par de semanas se jugó el derby madrileño en el estadio Vicente Calderón, al acabar el partido, un fisioterapueta del Atletí cometió la 'gallardía' de echarle narices y pedirle la camiseta a Iker Casillas, la cual por supuesto consiguió, el triunfo siempre ha sido para los valientes, aunque la verdad, una vez se corrió la voz este hombre ha sido despedido fulminantemente por la 'gravísima' acción. En primera persona podría decir que me fascina imaginar la vida de la gente a través de vivencias externas, es decir, trato de imaginarme que su hijo, por ejemplo, es ídolo aférrimo del bueno de Casillas. Seguramente sólo estaba siendo un padre excepcional, sin mayor trascendencia que la anécdota vista desde fuera. Pero bueno, en tercera persona podría decir que soy de los que todavía se escandalizan cuando ponen a alguien en la puta calle por cosas así, más que nada, porque supongo que hay que pagar las facturas a fin de mes. El diario de mayor tirada nacional, o sea, el Marca (ya había dicho antes que este país es estúpido, ¿no?), en su espacio digital, también se ha hecho eco del gravísimo problema la semana pasada y realizó una curiosa encuesta preguntando al personal si le parece justo el despido o no. El resultado fue abrumador, casi un noventa por ciento estaba de acuerdo con el mismo. Y yo me sigo imaginando a un feliz niño que juega de portero en un equipillo alevín de su colegio presumiendo de su puñetera camiseta profesional. El delito no es hacer lo que hizo este hombre, el delito es tener la posibilidad de hacer realidad un sueño de alguien y no hacerlo, eso si sería digno de despido fulminante, pero a quién le importan estas cosas, la humanidad es un 88 por ciento, no un 12. Emulando a Lorca podría decir que 'humanamente' no estoy tan seguro, quizás si se pusiera en una balanza ese 12 por ciento pesaría tanto o más que ese 88 por ciento. Y saberlo, al menos para mí, es lo realmente importante.

14 comentarios:

Lobito dijo...

Me gusta como te expresas Wilde, pero lo del futbol me pilla, asi... en ropa interior. De todas formas dejame decirte que no somos como crees... bueno, intentan que lo seamos tan solo. Nosotros nos dejamos "querer". O me estoy engañando?

Lobito dijo...

Perdón... ya me he puesto el pijama.
Disculpas.
Además, no te habia enviado besos.
seamos weeeenoooossss

Wilde dijo...

Lobito: esta entrada no habla de fútbol, sino de un sueño. Al final le he cambiado el título, no me convencía el primero.

bicos y gracias,

Irreverens dijo...

Yo ni sabía nada del suceso en cuestión.
Pero leído así, de corrido, me suena a auténtica gilipollez.

Además, si uno pide algo y otro se lo da... ¿dónde está el delito?

Yo cada día entiendo menos nada, sinceramente.

Y tienes razón: si la gente de este país se preocupa por estas cosas significa que la crisis no es tan grave como la pintan.

Petons.

Stultifer dijo...

A veces no son sueños, sino caprichos.

Wilde dijo...

Irreverens: pues si, al hombre lo pusieron de patitas en la calle alegando que no era el momento ni el lugar, pues acababa de perder el equipo. Pssss ...

Stultifer: mmmm, ¿acaso los sueños no son caprichos?

Lobito dijo...

Wilde, coñe ya se que era sobre sueños... yo ya me habia despertado, solo queria hacerlo mas suave.... sorry
bicos

Wilde dijo...

lo sé, lo sé je je je, solo te daba la razón de una forma poco comercial!!!

pati dijo...

Me gusta el título. Porque los sueños/caprichos cuestan. En realidad, no hay nada que no cueste. Pero también es verdad, que tampoco cuesta intentar. Y con eso, con ese 12 por ciento de peso/duda, me quedo...

Jo, qué bien hablas, Wilde ;)

Besos :)

Wilde dijo...

No te creas Pati, mucha gente duda de mis palabras, o simplemente dicen que no soy así jajaja. Simplemente hay con gente que te entiendes way, como contigo, y con otra ni con calzador. Gracias, gracias, contigo da gusto hablar maja!

Wilde dijo...

Por cierto, pensé en lo del peso por aquello de que las cosas caen por su propio peso. Bajo este prisma, que caigan también los sueños! (fijate que en este caso caer, es subir! lo dicho, 2+2=5 je je)

Wilde dijo...

Y si, hablamos, no escribimos. Esa es la única realidad, aunque pocos seamos capaces de verla. Los que dicen el mejor blog, o el peor blog o lo que sea, es que no se enteran de nada, psss

Ayshane dijo...

Los sueños son maravillosos, yo tengo muchos.... muchísimos y sin embargo al pasar los años me doy cuenta de que muy pocos se han cumplido de verdad.... pero seguiré soñando porque los sueños es la sangre de mis venas y sin ellos yo ya hubiese muerto....

besitos grandotes...

Wilde dijo...

De hecho los sueños son una realidad, no un sueño. Gracias maja!