Giros

03 octubre, 2008

No todos los días, no todas las semanas pero si sucede de vez en cuando que el inocente es el único culpable y que el culpable es el único inocente. El tema lo situaría en tener la capacidad para poder verlo, en tener objetividad suficiente para poder llegar - con el arte del recuerdo - al momento exacto donde el inocente final inició ese giro en el culpable final que causó que el inocente se convirtiera realmente en el culpable. No se deben separar los espacios temporales, es decir, pasado, presente y futuro deben formar siempre un todo para poder relfexionar correctamente sobre estas cosas tan mundanas y complicadas. Normalizando mi encriptación con un ejemplo claro me voy al campo preferido de tod@s, el apestoso amor por supuesto. Un miembro de la pareja puede llegar a cambiar su estado sentimental por una acción concreta del otro, y ese es el punto al que llamo giro al iniciarse con él un efecto mariposa que tendrá como fin único el desenamoramiento seguro, y no hay nada más sencillo que ser infiel en ese estado seguro, nada. Podemos paralelizar esto a cualquier tipo de relación humana, el resultado será idéntico por mucho que cambien los matices. Supongo que como de costumbre me cuesta explicarlo, pero lo que está claro es que nadie es responsable de lo que sientan los demás por uno, sólo somos responsables de lo que sentimos nosotros por los demás, y supongo que es eso lo que hay que cuidar, pero si un día te giran tu responsabilidad, que vas a hacerle; que se joda el inocente y que se joda el culpable, y que se joda el amor, a fin de cuentas acabas por descubrir que no se muere. O si, a lo mejor la respuesta es que en realidad si hemos muerto con el amor. Para morir nunca ha sido necesario estar triste, ni infeliz, ni siquiera muerto. Para morir solo ha sido necesario estar vivo.

5 comentarios:

Stultifer dijo...

Y sabiendo todo eso... ¿intentamos ponernos en la piel del otro?

pati dijo...

O, como dijo tan acertadamente Belén en tu anterior post: Cómo darle la vuelta a la tortilla (¿qué importa en qué campo?)

;)

Algo así, ¿no?

Me quedo con tu última frase. Qué gran verdad...

Buen fin de semana, Wilde :)

Martín Bolívar dijo...

Coincido con pati. Qué buen remate del texto, una entrada que ayuda a reflexionar.

Wilde dijo...

Stultifer: NO.

Pati: si, exactamente así! Y curiosa mi última frase, no se de donde ha salido pero es cierto, que gran verdad.

Martin: gracias por pasarte, y si, aunque a veces lo de reflexionar es mejor dejarlo en el blog, je!

Muchas gracias a los tres!

Mixha dijo...

En estas épocas que estoy medio nostalgica, me pongo a ayunar contigo estos sentimientos. Sobre el amor y la muerte. Y lo que implica el enraizarlos dentro de uno.
Un beso

sentí esta entrada...