Inmunes

01 octubre, 2008

Kevin Carter, el famoso fotógrafo ganador del Pulitzer por aquella famosa y espectacular foto de la niña y el buitre decía que su cámara lo hacía inmune a casi cualquier situación cuando se encontraba en esos países africanos, a mi me parece un argumento más que aceptable e incluso admirable. Ayer viendo un documental bastante impactante sobre la guerra de Irak, un niño de veinte años que era marine de los EEUU tras ocho misiones en primera línea de fuego afirmaba sin vacilar que él podía matar en situación extrema a cualquier cosa que se moviera sin importarle lo más mínimo si estaba matando a un civil inocente de cualquier edad o sexo, o a un terrorista insurgente; ante la más mínima duda su código era disparar a la cabeza y matar, de hecho lo hacía. Aseguraba sin tapujos que sabía perfectamente que había matado a muchos civiles inocentes. Durante el transcurso de la entrevista el niño soldado yanki parecía venirse abajo por momentos y confesaba tener pesadillas casi todas las noches, que a veces era consciente de que si salía vivo de allí tendría que vivir toda su vida con cosas horribles que había visto y hecho, duraba poco, porque luego se rearmaba de nuevo psicológicamente como una auténtica máquina reprogramada y seguía con su discurso de soldado asesino. Pero lo que me impactó realmente fue cuando al final de todo dijo textualmente 'con la primera bala que cae cerca de tí ya te transformas, después te acostumbras y ni siquiera te importan, por último aprietas el gatillo, tu fusil te hace inmune a lo que pasa enfrente de él'. El resultado y el fin entre un fotógrafo y un soldado es muy diferente evidentemente, pero no estoy hablando de eso, solo hablo de los argumentos de un ser humano para hacer exactamente lo que está haciendo, por atroz que parezca a miles de kilómetros. A ese nivel de humanidad o inhumanidad - es que ya da igual - éticamente no veo ninguna diferencia, de hecho si soy justo, es tan válido sentirte inmune con un fusil que con una cámara. Carter se acabó suicidando, este chico quién sabe, yo sentí que no durará mucho en una vida 'normal', el tiempo no lo perdonará. Puedes inmunizarte durante un segundo, durante una hora, durante un año, pero tarde o temprano te encontrarás contigo mismo. El que está detrás de un fusil o detrás de una cámara en ciertos sitios son tan víctimas bajo mi punto de vista como el civil que cae abatido tan injustamente. El monstruo siempre ha estado con un traje de Armani y zapatos italianos en un gran despacho con vistas espectaculares. El mundo es una puta mierda, y en eso si que estamos todos de acuerdo, de hecho, incluso el diablo lo está.
Fotografía de Google

15 comentarios:

Kurtz dijo...

Las guerras acaban con la humanidad de la gente que en ellas lucha.
Para saber cómo acaban muchos de los soldados que participan en Irak, recomiendo ver la película "En el valle de Elah".
Saludos.

Belén dijo...

No hay nada mas humano y inhumano que una guerra, la verdad es que es paralizante oír hablar a estos chicos...

Me ha gustado mucho cuando has dicho que los humanos tendemos a preparar estrategias para darle la vuelta a la tortilla y hacer que lo que hacemos es lo justo, no solo en guerras hablo, si no en todos los aspectos de la vida...

Es que me ha pasado en estas dos semanas dos veces... alucina

Besicos

rakel dijo...

se me han puesto los pelos de punta, y creo que un nudo en el estómago. un asco, tu lo has dicho.
bjs!

oye, y cuando vienes?

Stultifer dijo...

Cualquiera de nosotros podemos ser "el otro" en situaciones extremas.

Wilde dijo...

Kurtz: las guerras no son guerras, son putas guerras.

Belén: siempre buscamos una razón para justificar cualquier acción. Solo hay gente más inteligente que otra, razones más convicentes. Solo son excusas. Todos los sabemos porque todos lo hemos hecho alguna vez, aunque sea en simples pequeñeces. Graciñas wapita!

Rakel: pero hasta el asco dá para pensar. Pues no sé, cuando cuadre, pero mis amigos me han invitado cientos de veces a León, algún día supongo. Besiños!

Stultifer: Totalmente de acuerdo, pero totalmente. Nadie sabe hasta donde puede llegar el monstruo que lleva dentro. Nacemos con él.

Muchísimas gracias a los cuatro!

Irreverens dijo...

¡OLÉ, CHAVAL!

Lo has dicho tan bien, que no tengo nada más que añadir.

Petonets!!!

Eifonso Lagares dijo...

Muy buena tu reflexión de hoy, como casi siempre.
Los que participan en las guerras o los que saben que hacen algo que realmente no es correcto para el resto de los humanos, necesitan buscar alguna excusa para explicar a los demás su actuación, pero sobre todo para justificarse ellos mismos, creo que se derrumban cuando la conciencia les atosiga y acaban en la desgracia.
Pero ojo que ninguno estamos a salvo de poder pasar por esa horrorosa experiencia.
Un saludo

Wilde dijo...

Irreverens: pues gracias por el 'olé' je je je

Eifonso: bueno, a veces más que reflexionar desvario en mi propia contradicción, en todo caso esta 'reflexión' me quedó algo extensa, que siempre es un coñazo, pero ... Muchas gracias también!

Buenos días,

Iria dijo...

Como me gusta esta entrada. Una excelente radiografía del ser humano.

La guerra que es muy puta y las situaciones extremas que son una mierda.
La vida y la muerte en una misma ruleta, imponiéndose una a la otra, otra a la una.
Los registros que trae consigo la naturaleza humana para los que pensamos que no hemos nacido y que no obstante luego los podemos reproducir a sangre fría.
El carbrón que dirige la orquesta y todos los que terminan siendo victimas de ese sistema.
La angustia de saber de cuanto mal somos capaces y la tortura de convivir con ello.
Las imposiciones de un “orden” tan cruel y devastador que hace que el ser humano pierda sus coordenadas.
El final que termina siendo siempre… la dignidad de un hombre (de bien).
La dicotomía entre el pensar y el sentir.

Resumiendo: ser humano implica que en situaciones extremas (incluso sin ellas) nos podemos convertir en el mismísimo diablo.

Besos y aplausos.

Wilde dijo...

Que va Iria, acabas de hacer lo más difícil todavía, un resumen perfecto de todas las emociones de mi ladrillo. Aplausos para tí, siempre!!!

Biquiños!

silvia dijo...

¿Has leído Territorio Comanche, de Pérez Reverte? allí narra sus años en la guerra de los balcanes, y cómo su compañero, el cámara, disparaba con su betacam. Es un gran libro.

También lei que hay un grupo de soldados arrepentidos, entre los que se encuentra un tipo que dos semanas antes de ser destinado en Iraq, se tatuó en árabe “que te jodan”. Después creo que se arrancó sus medallas de guerra.

Chanel dijo...

Me parece increible que aun tengamos que presenciar guerras me parece primitivo sera que el ser humano tambien lo es, que pena ...y despues cuando alguien muere en otras circunstancias se montan circos ¿por que?, que yo sepa algunos gobiernos apruban guerras en las que muere gente inocente pero parece que si es asi no cuenta.¡Que mierda!

Besitos.

pati dijo...

Creo que en algún sitio leí que el hombre es un animal racional que el sistema de valores lo desvincula al ser animal irracional...

Y siguiendo la teoría Darwiniana:

"Sobrevive el más fuerte entre las especies".

Besos :)

Jovekovic dijo...

Ese muchacho ya no está en la vida normal, para matar a alguien fríamente has de romper muchas cosas en tu interior, por ejemplo todas las que vinculan con la normalidad.
Lamentablemente, cuando vuelva a su país, si vuelve, seguirá comportándose como un asesino y la sociedad que lo envió a la guerra, lo tratará como lo hace con todos los asesinos.

Wilde dijo...

Silvia: no lo he leído pero anda por casa, lo haré. Gracias por tu aportación, muy interesante.

Chanel: bueno, las de África poco importan y siempre están ahí. Esta solo escandalizo más al personal, Occidente estaba en medio. Siempre ha habido guerras y siempre las habrá, somos así.

Pati: guste o no, quede bien o mal, así es. Justo así.

Jovekovic: muchos asesinos son auténticas víctimas. Ser un asesino no creo que siempre sea una elección, muchas veces solo es una consecuencia de estar en el sitio equivocado en el momento equivocado. Ocurren cosas atroces en el mundo cada día, que haya asesinos a raíz de esas atrocidades solo es simple equilibrio. Todos pisamos el mismo suelo, aunque hay suelos de oro, como el nuestro. ¿Quién lo puso ahí?¿Quién coño permitió que un crío de 20 años este en una puta trinchera con un fúsil? Ese es el tema, no que sea un asesino. Que lo es, pero hay asesinos y asesinos también.

Muchas gracias a tod@s!