Circunstancias

10 octubre, 2008

No recuerdo si fue Ortega y Gasset o si fue Napoleón, pero sé que fue uno de los dos, yo soy yo y mis circunstancias. Nunca me convenció demasiado esta afirmación por muy cierta que pueda ser, aunque tampoco importa demasiado, el objetivo de una idea es hacer pensar sin más y así conseguir que un día te estalle la retorcida conciencia, al menos durante un necesario rato. Más tarde alguién tuvo una idea a partir de esta idea y en vez de sumar restó, a veces pasa que restar perfecciona algo, yo no soy yo y mis circunstancias, yo soy mis circunstancias. Y esta vez si, esta vez hasta el pensar en la idea me sobró y me atreví a plagiar al anónimo idealista restando también ese 'pensar' para quedarme finalmente en total equilibrio con la idea. Y sentí que en realidad era mía, la robé; hay cosas que te ayudan a vivir. Una circunstancia me puede mucho más que mi yo mismo, para bien o para mal, eso da igual pues solo es un resultado totalmente indiferente. Lo primero me eleva y lo segundo me oprime. Yo creo ciegamente que en realidad todo sucede dentro y que fuera 'interpretamos' esos indiferentes resultados, y luego está lo que parece y lo que es, y luego está la capacidad de cada persona de saber leer los 'dentros' de los demás, supongo que cuando dos lo consiguen compartido es cuando dos personas se hacen amig@s. Algunas circunstancias microscópicas son muy influyentes durante algunos días, o meses, o años aunque al final siempre acabas descubriendo que no era para tanto, que si existe la libertad durante un rato, ¿unos setenta años? ... entonces sonríes, y hasta te elevas por esto de que la circunstancia ahora se ha transformado en una de las buenas. Todo vuelve a empezar una y otra vez, quizás en eso consiste vivir. A veces tengo la impresión que todo, absolutamente todo, está relacionado de alguna manera.

10 comentarios:

Stultifer dijo...

Con esta famosa frase, José Ortega y Gasset quiso dar a entender que no se puede entender la vida prescindiendo de las circunstancias en las que está implantada; no puede entenderse la vida de un individuo prescindiendo de las circunstancias en las que vive.

No es lo mismo sufir una crisis en Alemania que en Senegal. Un alemán con crisis no puede pagar su hipoteca. Un senegalés no paga hipoteca porque vive en cabañas.

rakel dijo...

cierto, no se puede aislar el individuo, ni descontextualizar porque se distorsiona. y por lo que se entiende, vas a pasar un finde en todo su contexto, no?
bicos

Irreverens dijo...

Ay, niño, mis circunstancias ahora mismo se restrigen a la pantalla de mi portátil, jajajaja!

Coñas aparte, me ha gustado esta entrada y me la releeré luego, que me da que lo he hecho demasiado aprisa.

Petons, rei.
:)

Ad astra per aspera dijo...

pues claro! hay un científico con un nobel por la teoría de los 6, ya sabes, que entre dos personas del planeta puede llegarse a establecer una relación marcada por sólo 6 personas entre ellos, la caña, no?

una pasajera + dijo...

Yo creo que nuestras circunstancias moldean nuestra conducta y nuestros pensamientos, pero que uno no es sus circunstancias, salvo que uno se quiera identificar y tomar ese papel, que la mayoría de las veces se hace inconscientemente. Yo últimamente también tengo esa sensación de que todo está relacionado, las casualidades que me voy topando en la vida no dejan de sorprenderme…. claro, que mis circunstancias de ahora mismo, están marcando el rumbo de mi vida…la palabra crisis, a todos los niveles, quedará anclada a este 2008 en mi “yo y mis circunstancias”…
…un placer leerte...

Iria dijo...

Yo no creo que seamos sólo nuestras circunstancias, ello seria eximir nuestra parte consciente y responsable. Creo que las circunstancias no siendo invento de mi pensamiento, no quiere decir que no tengan nada que ver con él. Es decir las circunstancias para ser circunstancias dependen de que yo las piense y yo para ser lo que soy necesito pensar las circunstancias. Más concretamente: ser no es existir independientemente, sino una relación entre las circunstancias y yo.
Nos han tocado unas circunstancias concretas: este cuerpo, esta inteligencia, esta familia, este idioma, este país, este año, etc. Vivir consiste en decidir lo que vamos a hacer, en vista de las circunstancias. Vivir consiste en decidir lo que vamos a ser. Nuestra vida consiste en decidir cómo queremos vivir.

Buen domingo. Bicos.

Ayshane dijo...

ufff yo creo que siempre somos lo que vivimos y vivimos lo que somos... entonces en realidad ¿podemos saber a ciencia cierta qué somos? no... en realidad no sabemos nada...

besitos grandotes

Wilde dijo...

Stultifer; gracias por la aclaración, aunque creo que ambos tienen citas parecidas, de ahí mi dualidad je je. Y no, no creo en la palabra crisis, no poder pagar la hipoteca no es estar en crisis, bajo mi punto de vista. No tener agua y luz, si lo es, vivas en Vigo, en Málaga o en el Senegal.

Rakel; perfecta definición! perrrrrfecta! Muy bien, eh!!!

Irreverens; soy un fanático de la velocidad, por tanto, te aconsejaría que no volvieras a leer ni una sola palabra!!!

Adastra; conozco ese experimento, es la caña!!!

Pasajera: tranquila, después de un mal año siempre viene uno bueno!

Iria; a nivel general, en plural si tienes razón, pero en mi caso por suerte o desgracia no es así. Yo si soy mis circunstancias, siempre!

Ayshane; a mi eso de vivir ya me empieza a sonar a utopía, je je je ...

Muchas gracias a tod@s!

pati dijo...

"Una cosa puede verse en todas, y todas pueden verse en una sola".

Puedo vivir sin una primera causa, pero sin trascendencia me cuesta.

:)

Wilde dijo...

Y es que es así, de hecho, al final, lo que no es trascendental suele ser prescindible, aunque extrañamente necesario, al menos un rato. Al final supongo que todo suma! No? (y resta).

Un besin Pati!