Fin de verano

08 octubre, 2008

Dicen los medios que cada cinco segundos muere un niño por causas que podrían evitarse con un tratamiento mínimo, estas causas utópicamente tratables - si entendemos por causa de convertir en utopía lo más sencillo la situación geográfica casual donde has nacido - son principalmente el sarampión, la malaria, la diarrea y el VIH. Por supuesto el 99 por ciento de esos niños pertenecen a lo que se mal define en los medios como países en vías de desarrollo. La muerte es algo que ocurre cada cinco segundos en estos lugares tan desafortunados del planeta a un simple niño. Tomando el café hace un rato - aquí en la oficina - discutíamos sobre los muertos y sus consecuencias, por supuesto, con la frialdad que da hablar de la muerte en tiempos de muerte y con la aceptación general del personal de que en estos países no pasa nada porque muera un niño cada cinco segundos por tener el sarampión. No entro en matices, acabaría blasfemando y diciendo barbaridades sin sentido, y no es mi motivo en esta mañana de martes. Al final de la extraña conversación quedó una pregunta en el aire, ¿cuántas personas morirán cada día en el mundo? Personalmente necesité una respuesta, no sé los demás que hicieron. La muerte sucede en los adultos desarrollados sin vías todos los días, no cada cinco segundos, pero sucede igualmente. Según la oficina de censo de Estados Unidos, la única fuente que tiene este tipo de estadística según he podido comprobar buceando en el ciber-espacio que cada día mueren 152.000 personas en nuestro planeta. La cifra no me ha despertado gran influencia en ningún sentido, tampoco ningún tipo de emoción, será que el equilibrio con el tema tratado te deja así, estaba escrito. Hoy me siento algo frío, de nuevo puedo confirmar que se ha terminado el verano, pero es que esta vez siento que se ha terminado de verdad.

11 comentarios:

Stultifer dijo...

Y cuando uno de nosotros muere, apenas son catorce los que le recuerdan durante unos meses y quedan 3 que a los que les llega alguna imagen del fallecido al año. poco a poco, desaparecemos

Wilde dijo...

Perfecta lectura Stultifer. Es por eso que soy un fascinado por la nada, y por el todo. Eso es exactamente lo que somos.

Belén dijo...

Bueno, cómo nos va a afectar las muertes de los mundos de dios si, como bien dice stultifer, no recordamos a los nuestros?

No creo que sea frialdad, yo creo que es que es así, sin mas...

Besicos

Iria dijo...

Es lógico y bueno que te quedes frío al menos tú no tienes esa jodida conciencia de muerte colectiva de evidencia y aceptación de muertes de guerras, de crímenes, de asfalto, de hambruna, de films de acción, de…
Esta Muerte colectiva es la criminalización de nuestra sociedad. De modo que esta Muerte es abundante y extensa en nuestros medios audiovisuales, y produce una impresión normalizadora por saturación. Y no escandaliza porque se considera inevitable, como un tributo más de la sociedad actual.
La otra la que nos atañe, esa se esconde, se banaliza, se protocoliza, para neutralizar su carga ansiógena insoportable.
No tenemos cultura de la muerte y por ello no sabemos actuar ante ella, el miedo nos inmoviliza…No nos importan las muertes ajenas y las propias nos duelen demasiado y por eso olvidamos. De otro lado no es olvidar es hacer el proceso de duelo y aceptar la muerte del otro…la vida sigue y es que la muerte es la que le da a la vida el valor de vivir. Sin muerte no hay vida o esta vida nuestra no tendría sentido…en fin que deberíamos hacer por comprender que la eternidad es la metafísica del aburrimiento, el más absoluto narcisismo primario.

Ya estoy otra vez con mis tochos, si es que no lo puedo remediar.

Por cierto no sé si es mi PC o tu página, el caso es que no he podido entrar antes y hoy cada vez que lo hacía Blogger se cerraba…con otros compis no me pasa. No sé.

Luego intentaré entrar de nuevo si es que puedo grrr que rabia.

Besos.

Mariano Zurdo dijo...

No sé si es frialdad o no. En todo caso no es reprochable, como no lo tiene por qué ser siempre el egoísmo. Como dice Belén, ya nos cuesta sufrir y recordar lo cercano, así que es difícil que nos hagamos una idea aunque sea remota de la globalidad.
Y sí, efectivamente, no somos nada. O pasamos a serlo en poco tiempo, cosa que a mí también me fascina.
Besitos/azos.

Irreverens dijo...

Seguramente cada día mueren millones de moscas, también.
:)

Y algunas especies hasta se extinguen...

Hoy estoy especialmente irreverente. Lástima que no disponga de tiempo para escribir una entrada...

Lobito dijo...

Hola... Estoy de acuerdo, en parte con Iria, las muertes ajenas no nos duelen, ya las de los nuestros nos hieren demasiado; hemos aprendido a aparcarlas en algun rincón de nuestra mente. No obstante sabemos muy bien que todo lo que comienza, acaba. Pero, cada vez que pensamos en ellos -los muertos- siguen de alguna manera estando aqui.Bye

Estilografic.blog dijo...

Las cifras puras y duras suelen resultar frías. Siempre necesitamos algo más que nos revuelva la conciencia. Por ejemplo, todos los lunes nos dan la cifras de muertos en carretera y nos quedamos como si nada. En cambio, el otro día a mí sí me revolvió el estómago al saber que desde 1992 hasta ahora han muerto en accidentes de tráfico en España más gente de la que cabría en el Santiago Bernabéu (más de 80.000 personas).

Wilde dijo...

Belén: la frialdad no deja de ser normalidad, no? No creo que esta emoción sea algo diferente a lo que sentimos cada día. Por tanto, lo sea o no, no es censurable jamás.

Iria: yo si creo tener cultura de muerte, creo. Al menos soy consciente de que es algo que sucede todos los días ...

Lo de la página, pues no sé. Yo suelo utilizar Firefox y mi blog está hecho con este explorador. No sé si vendrá el problema por ahí, la dictadura de Explorer con el formato de los diseños suele dar problemas de cuando en cuando.

Mariano: totalmente de acuerdo con cada una de tus palabras y también totalmente de acuerdo con lo que encierran detrás.

Irreverens: pues si, cada día mueren millones de moscas je je! Muy irónico capcioso tu comentario. Me ha gustado, ji ji!

Lobito: ¿realmente nos duelen las muertes en si mismas de los nuestros?¿o es nuestro propio egoísmo de saber que no los tenemos? Siempre he dudado. Gracias por pasarte!

Estilografic: buena aportación. De hecho, no hay mayor frialdad que la de los accidentes de tráfico, como es algo normal no pasa nada. Los aviones provocan mil veces menos muertos y cuando se estrella uno sus muertos son muy comerciales. La verdad, nadie debería morir en accidentes de nignún tipo, son una putada.

Muchas gracias a tod@s!

Iria dijo...

Y yo no digo que tú no la tengas, digo que en general no tenemos. Y saber que sucede todos los días es tener conciencia de esa muerte colectiva que yo te comentaba, no obstante yo no entiendo que ello sea cultura de la muerte, sino una impresión normalizadota por saturación…nada más.
Yo entiendo por cultura de la muerte no tener miedo a hablar de ella, a pensar en ella. No es habitual aceptar emocionalmente la existencia de la muerte en nuestra cultura y eso que es algo tan natural que tarde o temprano a todos nos va a pasar. Sigue siendo un tema tabú, normalmente es un hecho que se oculta, y a pesar de que sucede todo el tiempo, no se ve. Cuando alguien muere en el hospital, es rápidamente retirado y llevado al mortuorio, es decir se quita la evidencia del hecho para que las personas del entorno no se sientan mal…no creo que esto sea un gran avance en el hecho de la aceptación de la existencia de la muerte. Por tanto este ejemplo ya dice bastante para hacernos una idea de la escasa cultura de la muerte de la que somos poseedores…

Olvidar…bueno; no lo tengo yo tan claro por el contrario creo que aceptamos lo inevitable. No se pueden pasar los cuatro días de turno inmersos en el dolor, mal que nos pese la vida sigue.
La frialdad a la que hacéis referencia yo creo que es la coraza que nos protege del dolor. Y algo si tengo muy claro giramos en torno a nuestro propio ego, por tanto es bastante lógico que no nos duelan las perdidas en si mismas, sino en lo que nos atañe al tener la certeza que no los tendremos con nosotros.
En fin que sigo viendo a la muerte como la auténtica maestra de la vida.

Wilde dijo...

Gracias Iria!!!! Yo resumiría diciendo sin pudor que la muerte solo existe para quién está vivo, porque si has muerto, es que no existe. Es muy curiosa la muerte, muy curiosa.

biquiños!