Locos

28 septiembre, 2008

Diga lo que diga la gente no existe ninguna edad correcta para sufrir una perfecta resaca. Cuando esta se convierte en redundante, por esto de liarte el viernes y liarte el sábado (sin querer por supuesto), ocurre un hecho químico extraño en tu cuerpo y el efecto de la segunda resaca anula por completo la maldad de la primera, su ignorancia. Si me elevo a la lógica matemática es muy simple el explicarlo esta vez, sin que sirva de precedente evidentemente; menos por menos es igual a más, dos más dos es igual a cinco, otra vez. El caso es que cuando veo un loco de los de verdad, como me acaba de ocurrir hace unos quince minutos y observo su total huída de aspectos de la realidad que tantos límites nos provocan, no puedo dejar de sentir una envidia atroz. Es inexplicable que unos putos desconocidos nos hagan ser como no desearíamos ser, al menos por la calle. ¿Por qué no pegar un grito si te sale de dentro en cualquier esquina?¿Por qué no mandarte un paso de claquet mientras el semáforo peatonal sigue en rojo?¿Por qué ahí parados en silencio y esperando, sin hablar? Lo dicho, a veces me gustaría estar loco, pero de verdad.

Fotografía: locos de mentira haciendo Trial en las rocas de la costa de Baiona, el pueblo cercano que ha sido arrasado este mes por otros locos de mentira. Por supuesto la foto fue hecha en una mañana de resaca de esas como hoy, redundantes. Lo qué se ve jamás ha sido mi motivo, es lo que hay detrás, oculto.

16 comentarios:

Stultifer dijo...

A veces, cuando hacemos una locura nos frenamos porque siempre hay alguien mirando, o por temor a un ridículo extraño. Soy capaz de ir por la calle con una batidora pero me resulta incómodo que me vean llevando una maleta.

fantasía dijo...

La dichosa galería...
A todos nos gusta salir guapos en la foto, sobre todo, cuando no nos gustan las fotos. Curioso, ¿no?
En cuanto a la locura, ¿quién decide donde está la línea? Ya sabes que el camino que emprendes los locos después lo recorren los sabios.
;)
Besitos deresaca

pati dijo...

Wilde, yo iba a comentarte esta entrada desde la sensatez, pero...

Es que, imaginar a alguien que recorre las calles con una batidora en mano buscando dónde enchufarla, ha podido conmigo :D

Besos :)

p.S.: Es lo que más me gusta de tu 2+2=5: lo que hay detrás.

silvia dijo...

Los psiquiátricos están llenos de sensatez. Más quisieramos muchos la cordura de los locos.


saludos

AriaDna ♥ dijo...

El loco más loco es el que pretende estar más cuerdo.. eso dicen

besitos

Belén dijo...

Buf, cuando dejamos de ser irracionales es cuando entra muchas veces la adrenalina querido... y eso es loque nos gusta no? ;)

Besicos

Moisé dijo...

yo creo que en el fondo todos envidian a los locos, porque si no se iva a vender tanta droga y tanto alcohol.

Kurtz dijo...

Este post me ha recordado una frase que vi el otro día en un nick en el Messenger. Decía algo así como:
"No estoy loco, disfruto cada minuto de mi locura".

PD: te dejo un regalo en mi blog:
http://kurtzpensamientos.blogspot.com/2008/09/premio-al-esfuerzo-personal.html

Wilde dijo...

Stultifer: je je je, eres un crack, lo de la batidora y la maleta pa enmarcar jajaja. Gracias por tu siempre interesante aportación.

Fantasía: hoy me han escrito algo en un mail que me ha encantado, me decían algo así: quizás seamos locos realmente con grandes momentos de cordura. Y lo que dices de las fotos, totalmente de acuerdo, es curioso y contradictorio esto de ser como somos los humanos. Gracias!

Pati: jajaja, es que Stultifer jamás deja indiferente. Y gracias por tu ps, esa era la idea.

Silvia: pues si, además, la línea que separa la cordura y la locura es casi imaginaria.

Ariadna: mmm, pues si, estoy de acuerdo!

Belén: no te lo dije, pero la adrenalina también acaba por aburrirme, jajaja, no tengo remediooo!!!!

Moisé: tu comentario es el más 'loco' je je je

Kurtz: ahora lo veo, gracias por adelantado. Y si, así es, esa frase es de Oscar Wilde por cierto, un loco de los de verdad, por supuesto.

Muchísimas gracias a tod@s!

Ayshane dijo...

Pues apuntame a la lista de los locos porque yo también quiero serlo de verdad al ver lo que me rodea...

besitos grandotes!!!

Wilde dijo...

Créeme Ayshane, estás dentro. Jajaja. Besines!

Chanel dijo...

Yo no suelo hacer locuras ya que mi timidez no me lo permite pero algua vez si ...uff y que maravilloso es dejarse llevar pero solo alguna vez ehh!.
Todos tenemos un toque de locura sino que aburrida seria la vida sin esos momentos de poca lucided.

Bicos.

Wilde dijo...

Ahí quería llegar Chanel, los locos de verdad carecen de cosas como timidez, viven en un mundo que sólo ellos conocen. ¿Y si ese mundo es perfecto?¿Quién sabe? Besines!

Iria dijo...

Tú sabes que hay una frase de Enrique Heine que a mi me subyuga...La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca. (Todo queda dicho…no hay más)

una pasajera + dijo...

después de leer todos los comentarios...se me olvidó el mío...

Wilde dijo...

Y cuando no hay más, pues queda nada. Todo y nada siempre han ido de la mano querida Iria. Chica, te veo sembradita eh! Menudas perlas de comentarios que estás dejando. Permíteme, permíteme: plas plas plas !!!

Pasajera: créeme, ha sido perfecto, permíteme también: plas plas plas !!!

Muchísimas gracias a las dos!