Al lado del diablo

19 septiembre, 2008

Aviso: si tienes mucha sensibilidad a lo que ves, no mires el video, es una escena algo fuerte.

Si entendemos por perfección lo que entendemos desde siempre por perfección y si somos capaces de situarla en ese mismo punto pero justo en el extremo opuesto, nos encontraremos de bruces con una puta sobredosis de imperfección en un lugar situado al lado del diablo, pero con idéntico efecto que lo otro, en negativo. No estoy hablando de drogas por supuesto, aquí nadie se droga y además, estas, al igual que en el video solo son una metáfora e ironía para paralelizar lo más negativo posible en la mente del lector, subliminalidad vaya. Por si acaso he sido muy críptico e inaccesible en el entendimiento matizo que Trainspotting fue una gran película y Perfect Day de Reed una gran canción, por esto de no perderlo todo, que también se puede.

10 comentarios:

Stultifer dijo...

Todos los excesos son perjudiciales.

Moisé dijo...

Peliculón.

solo recordar que el drama de la heroina fue real y que edimburgo (ciudad en la que transcurren los hechos) fue un dia la capital europea que mas yonkis acogia en sus calles.

y me toca la fibra porque en la bahia de cadiz en la misma epoca en que esta ambientada la pelicula, paso algo parecido con los jovenes, que desilusionados se lanzaron de cabeza a consumir caballo y luego de cabeza a la tumba.

Wilde dijo...

Sutlfiter: emulando a Blake diré que el camino del exceso conduce a la sabiduria, pero ojo, dice el camino del exceso, no el exceso. Por otro lado, no creo que ser yonki sea un exceso sino una consecuencia por X motivo. Yo no juzgaré esas X, no tengo coraje!

Moisé: cierto es, peliculón. Comparar al McGregor de Trainspotting con el McGregor de Moulin Rouge siempre me ha descolocado, je!

Muchas gracias a los dos!

Iria dijo...

Nunca debería perderse todo, nunca, salvo cuando la muerte nos llame… Malditos excesos de perfección y también de imperfección. No creo que sea cuestión de “drogas” en el sentido estricto, es problema de adicciones y por supuesto no son tampoco en el sentido exacto sino en el amplio… en ese que abarca la personalidad o neurosis de cada uno de nosotros. Y ahí no hay equilibrio amigo, ahí solo hay adicciones.

PD. Sigo estando sin estar. Siempre me llegan tus letras. No dejo de mirar por la por mi ventana. Siempre es grato ver el reflejo de tu propia sombra y seguir sorprendiéndote.

Besos.

Belén dijo...

Cuando una mente no está sana (y qué mente lo está, me pregunto...), los excesos nos conducen a un desajuste del inconsciente muy pero que muy heavy...

Y la heroína es uno de los paraísos artificiales mas poderosos que hay, solo con un pico, imagina lo buena que está... te lleva, te trae, te abstrae...

Sabes que imagen me pareció fuerte? La del niño que se muere mientras su madre se droga... esa si me pareció fuerte (perdona, mi ordenador no se que le pasa que no quiere ver el vídeo, igual hasta es la misma escena ;))

Besicos

Chanel dijo...

Todo en exceso suele ser malo hasta la perfeccion,parece increible pero es asi.
Yo tampoco pienso juzgar a un yonki, ya que cada uno se suicida a su manera y es libre de hacer con su vida lo que quiera.

Besitos.

Iria dijo...

Lo bueno de la blogosfera es que siempre que estas jodido encuentras donde identificarte o motivarte y mira por donde yo ahora (como otras veces) lo he hecho aquí con el comentario preciso y concreto de Chanel y por descontado no voy a pasar de largo. La verdad de las verdades, quizá la única es que nadie debería juzgar a otros por sus defectos o taras.
Yonquis posiblemente seamos todos y no precisamente de heroína o sucedáneos… La propia filosofía de vida te hace adicto y por lo tanto yonqui. ¿O acaso una verdad es absoluta frente a otras?...

Irreverens dijo...

Una película realmente impactante.
Y estoy de acuerdo con el último comentario de Iria.

Consumir drogas es sólo un camino más hacia esa huída hacia adelante que todos deseamos en algún momento de nuestra vida...

petons

Wilde dijo...

Iria: la vida misma es una auténtica droga, al menos crea una adicción parecida.

Belén: cierto es, esa escena es bestial. Y si, hay paraísos artificiales que no deben de explorarse, por si acaso.

Chanel: un yonki puede ser cualquiera, la vida te arrastra por caminos muy extraños. Supongo que si un día no tienes nada que perder porque lo has perdido todo, ser yonki solo es un matiz.

Iria(x2): de hecho no hay peor adicción que engacharte a otra persona, eso si es destructivo.

Muchas gracias!

Wilde dijo...

Pues nos hemos cruzado Irreverens je je. Pues si, eso de huir es muy exacto. De hecho, matarte, es huir ¿no?

Petons!