Mi fuerza (o Desde mi ventana)

05 septiembre, 2008

Observando el temporal que ha entrado esta madrugada en esta oceánica ciudad del sur de Galicia y del norte de España (2+2=5, siempre) puedes observar claramente la fuerza de la naturaleza sin que tengas que moverte ni un milímetro de tu espacio vital más cómodo. Es decir, no necesitas salir a la calle para sentir la brisa esa que te pone tan gilipollas, por ejemplo. Sentado en tu cama y mirando por la ventana aprecias perfectamente como se doblan los árboles más altos de tu barrio o como la lluvia caótica y sin dirección se estrella un millón de veces contra todo lo que sea sólido, estallando cada gota como si fuera una mini explosión nuclear. Por eso es tan ruidosa esta puta lluvia de temporal en Galicia. Como yo aspiro cosas - ya no sé si es una realidad mística, otra de mis rarezas o una simple excusa de mi inconsciente más influyente - esa fuerza que observo sin esfuerzo alguno me quedará dentro durante un par de días. El clima siempre me ha dado muchas más respuestas que algunas personas. Tiendo al aburrimiento no puedo negarlo, ya no sé autoengañarme, pero si he encontrado a lo largo de mi vida cientos de cosas para alimentar mis exigentes estímulos, físicos o emocionales. Yo siempre los he necesitado enormes, por esto que os explico, pero con la evolución que te da el cumplir años los voy encontrando mejores. Durante una época de confusiones individuales fueron buscados en sitios muy oscuros, muy autodestructivos, luego supongo que simplemente me aburrieron, por suerte. Nunca he vuelto a hablar de ellos, también soy humano y tengo mis temores. Pero lo importante es que me siento bien esta mañana de Septiembre, de casi Otoño. También influye el hecho de que hoy no haya ido a trabajar, aunque hablando de respuestas, ahora ya sé porque hoy no he ido a trabajar. Deseo que siga el temporal durante unas cuantas horas más, quiero aspirar toda la fuerza que mi cuerpo pueda soportar, desde mi ventana.

14 comentarios:

Ayshane dijo...

Parece que a veces nos juntamos todos con la misma sensación de abatimiento....Fijate en mi, hoy en por fin mi día en el que comienzo las vacaciones y al irme del curro a las 15 solo queria llegar a casa y acostarme en la cama y dormir un buen trato... pero quiero aprobechar el tiempo... Hoy a pesar de ser un día como de fin de curso resulta convertirse en un infierno.... a veces deberíamos valorar un trabajo no por lo que ganas, o por el horario sino por los compañeros que tienes que a veces son unos hijos de p.... ¡en fín que no quiero ser grosera con palabrotas de putas! jajajajaja

besitos y mucho ánimo, los solitarios como tú y yo siempre encontraremos algo en qué entretenernos...

besitos guapo!!!

Mariano Zurdo dijo...

Espero que ese temporal se instale positivamente en todas tus células, tanto, tanto que 2 más 2 sean casi 6.
Besitos/azos.

Chanel dijo...

Que bonito es ver un temporal a traves de la ventana de tu casa, es una experiencia gratificante , aunque yo siempre me acuerdo de la pobre gente que no tiene la suerte de tener una ventana para disfrutarlo.

Besiños.

Belén dijo...

Es interesante lo que has dicho, eso del aburrimiento y cómo lo hacías para abatirlo.... muchas veces uno se equivoca y te metes en cosas que no son buenas para ti en ese moemnto.

Tu cerebro y todas tus células necesitan tanta adrenalina... espero que el temporal de ayer te ayudara a estar mejor :)

Besicos

Tormenta. dijo...

Vaya, hace ná me vine de Vigo, me encanta, y me sabe mal haberme perdido ese temporal, porque a pesar de los pesares de muchos a mí me encantan esas tormentas..lo que daría yo por estar ahí ahora..

A mí me animan un montón a ver si hay suerte y viene para aquí, un beso , la soledad buscada, es de lo mejorcito, besos majo!.

Ad astra per aspera dijo...

los temporales tienen algo mágico, como que barren todo, limpian todo. pero mejor que duren sólo un diíta, no? jejeje

Stultifer dijo...

Y aquí, en el sur del sur de Málaga, con calor y escocíos

Ana dijo...

También me encantan las tormentas, las disfruto mucho y al mismo tiempo me hacen sentir muy vulnerable. Tienen el poder de llevarse mi soberbia.
Besos

MonikaMDQ dijo...

Vaya, a mi me da miedo mirar un temporal por mi ventana, si pudiera encerrarme en un sótano lo haría :(
Soy débil ante la naturaleza (te he revelado uno de mis misterios) je
besos guapísmo

AriaDna ♥ dijo...

Me gusta mucho ver las tormentas en los días de invierno, pero desde mi ventana bien calentita y con una taza de café

un beso

Angelusa dijo...

A mi también me gusta observar el temporal a través de una ventana y sentirme parte de él. Fíjate, nunca antes me había encontrado con alguien que también le estimulara la virulencia de la lluvia. Y me alegra que tu seas el primero.

:-))*

Wilde dijo...

Ayshane: mi entrada era positiva!!! jajajaja

Mariano: el fin de semana fue de 10, por tanto así debió ser. Graciñas!

Chanel: pues si, así es. Todo tiene un precio.

Belén: en tu caso ha sido releer, je je

Tormenta: todo lo efímero es perfecto. El problema de las cosas suele estar en su constancia. Biquiños y gracias por comentar!

Adastra: justo lo que duro este ... jajaja

Stultifer: a mi me fascina el calor, jajaja

Ana: y ese es un gran poder. Pero sentirte vulnerable de esa manera, es auténtica calidad.

Mónika: el miedo es fascinante!

Ariadna: no está mal, a eso le llamo yo organizarse para el temporal. Un arte!

Angelusa: a mi es que me fascina todo del clima. Empiezo a sospechar que lo admiro, mmm ...

Muchísimas gracias a tod@s!!!

Irreverens dijo...

Te leí esta entrada en su momento y también comparto estas buenas vibraciones ante un día tormentoso. Ojalá este otoño nos regale algunas tormentas guapas también por el noreste de la Península.

Wilde dijo...

Pues si Irreverens. No hay nada mejor que un viernes tormentoso ... al menos, durante el día. Más petons!