Una noche menos

25 julio, 2008

Cuando tienes 13 años, o 17 o 21, y cuando creciste con canciones inolvidables que hoy, pasados tantos años todavía consiguen identificarte en primera persona con un lugar tan lejano como es el pasado, con sensaciones tan distintas que allí eran sentimientos auténticos de un tipo diferente que hacía cosas también diferentes el concierto que pude vivir el pasado miércoles de Roger Hodgson lo puedo definir como un auténtico lujo. Y fue un lujo en todas las dimensiones; la gente abarrota los auditorios de conciertos con lo más comercial o con las victorias seguras de lo mejor del momento, pero la gente no abarrota los auditorios por significados personales a través de la música, ver el concierto con tanta comodidad fue maravilloso, sin prisas, sin empujones, sin colas en el bar, sin ruido ni gritos de niñatos. Enfrentarte al emblemático vocalista, bajista, guitarrista principal y teclista de Supertramp de esta manera es lo que personalmente me ha hecho vivir uno de los mejores conciertos a los que he asistido jamás. Él puso el resto, un escenario sencillo con un simple saxofonista como músico acompañante y todo el repertorio de la emblemática banda en sus cuerdas vocales con una voz que no se ha desgarrado ni un ápice con el paso de tantos años, no se que decirle a mi admirado Sabina ante comparaciones tan odiosas, como todas. Mientras esperaba un taxi para volver a casa con tres cervezas de más todavía saboreaba el sonido de School en mi cabeza, tema con el que cerro la perfecta e inesperada velada. Me gusta la música, me hace mejor.

11 comentarios:

ekilore dijo...

Estoy de acuerdo en que la música nos hace mejores. Recuerdo aquella conversación con Jove y Astra sobre la música en los campos de concentración nazis, la música amansa a las fieras...

Yo estuve la semana pasada en el concierto del boss. Nunca he prestado demasiado interés a su música pero me encantó su energía en el escenario, fue impresionante.

Saludos

Wilde dijo...

Es que no hace falta prestarle demasiada atención al boss, entra directamente en la parte del cerebro más inconsciente y te atrapa sin saberlo. Es lo que tienen los genios ...

Gracias por pasarte Ekilore, saldiños también!

banderas dijo...

Bienregresado a este mundillo, querido Wilde. Se te echaba en falta.

Por cierto, a punto estuve de plantarme a ver a Roger Hodgson, pero entre que llevaba mucho cansancio encima y que pensé que me arrepentiría porque no cantaría los clásicos o estaría mal de voz... ahora sí que me arrepiento de no haber hecho el esfuerzo... grrrrrr!

Por cierto, el Boss tampoco es que me haya dicho mucho nunca, pero me pasaron un concierto suyo en Dublin y flipé por colores... ¡¡pura dinamita el tío en concierto!!

Bicos ;-)

rakel dijo...

la música, como casi todo, es mucho más intensa en vivo, transmite energía y estimula todos los sentidos (oyes al público mezclado con la banda, hueles el ambiente, saboreas una cerveza con la voca seca de cantar, notas el contacto con las demás personas y lo ves directamente pasando a tu memoria) no es genial?

Mariano Zurdo dijo...

Echo en falta la música en vivo. Antes no me perdía ningún concierto (antes es la suma de varios lustros).
Y Supertramp, la banda sonora de mi adoscencia alargada.
Besitos/azos.

Iria dijo...

La música, qué gran aliada y qué maestra para la vida…como diría un conocido mío sublime.
Los buenos conciertos en directo…algo así como un elixir mágico para el alma.

P.S. 2+2; hombre es sabido, lógico y evidente que son 3.

Más besos.

Wilde dijo...

Gracias Banderas, x3! Y muy de acuerdo con tu opinión musical.

Pues si Rakel, lo es. Quizás sea una extensión de los sentidos, como tantas cosas que son geniales.

Es que la música en vivo Mariano es realmente la música. Lo grabado es el recuerdo de la misma, necesario.

3, 5 o 22 amiga Iria, mientras no sea 4 todo va bien (risas). Muchas gracias otra vez.

Muchos saludos para tod@s,

Ad astra per aspera dijo...

yo no pude ir, tenía la cena del curro, y me fastidió, hubiese sido un concierto tan nostálgico! bienvenido de nuevo, wilde, se te echaba de menos!

Wilde dijo...

Me encontraste Astra, je je. Gracias, gracias !!!

miriño dijo...

Tío, estou farto de que vaias, de que veñas, de que si tanto problema filosófico... jeje... non cambies... Ou si, mellor cambia, ti ou o teu blog... :p

Paro aquí pola foto, pola foto do tremendo auditorio de Castrelos... Onte mesmo estiven alí e creo que merece máis (re)coñecemento...

Benvido, de novo, outra vez...

Pd. A ti o que che gusta é xogar ao escondite... :p

Wilde dijo...

Miriño !!! Si señor !!! A ver, ¿dónde está escrito qué no se pueda ir y volver?¿Dónde? jajajaja

un saudazo!