2+2=5

05 abril, 2011
Nacía este espacio en su día de forma 'obsesiva' a partir de otros espacios nacidos de forma 'hiper-obsesiva', como una especie de extraña involución. Las circunstancias siempre han marcado de forma espectacular mis circunstancias, en todos los sentidos, incluso en los más insignificantes, creando un gracioso y extraño bucle. Podría resumirlo fácilmente diciendo que estoy conectado a todo mi ser desde dentro hacia afuera de alguna manera rarísima, podría resumirlo digo, pero me resulta totalmente imposible el explicarlo. Creo que con el paso de los años cada individuo llega a conocerse a si mismo de alguna manera oculta en algún aspecto de sus reacciones, regeneaciones y/o 'feedbacks' que nadie podría llegar a comprender jamás, aunque individualmente sería sencillo el resumirlo en un par de palabras que solo se pueden entender como un todo mirando hacia adentro ... El tiempo también marca - creo yo - esa oscura 'obsesión' del yo mismo, más que en su ausencia, en sus putos despojos. Empecé - decía - este espacio porque tenía además muchísimo tiempo de sobra tanto en mi vida como en mi trabajo por aquel entonces; y escribía cada día como si fuera una religión obligada y necesaria. También puedo resumirlo rápidamente, pero de nuevo me tropiezo en los motivos lógicos a la hora de intentar explicarlo hacía afuera. Pero al final me queda eso, que supongo que es muy poco. Ahora puedo escribir una entrada cada tres o cuatro meses, cuando llegué a escribir hasta dos o tres al día en alguna época 'ciber-pasada'. Francamente, me causa gran curiosidad todo este mundillo de los blogs y su evolución e involución en mi mismo y en mis circunstancias. ¡De repente son años! De una manera o de otra, y a pesar de todo siempre encuentro una foto y unas palabras para acercarme una y otra vez. Volver una y otra vez a desvariar con mis 'gilipolleces' personales e individuales que con el tiempo siempre me han resultado muy valiosas en sus continuas y esporádicas y eternas 'relecturas', las miles de veces que vengo a este espacio para ser un simple, y quizás el único, lector. Los años te hacen verte en el pasado como otro tipo, sabiendo que eres el mismo, y quizás sea cierto que fuiste otro, pero aquel tipo también era yo sin duda alguna. Y la idea primaria sigue intacta en su esencia, y es que es así, que dos más dos siempre suman cinco, pese a quién pese, incluso a mi mismo cuando ya no soy yo mismo, que lo soy.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Podrá usted ser un simple, que sin duda todos somos, pero único lector de éste, su blog, créame cuando le digo, Sr Wilde, que el único no es. Ya lo resumía también Einstein cuando decía que las ideas más complicadas se expresan a través de palabras sencillas. Un placer cuando la agonía de la espera sí merece la pena.
Besos, Paula

EsSa dijo...

Alguién dijo una vez que "Yo soy yo y mis circunstacias", y estoy totalmente de acuerdo. Cuando las circunstancias cambian, cambia, en parte, el individuo sin dejar de ser él mismo...
Yo, por mi parte, tengo la sensación de que a veces sólo entiendo yo lo que escribo en mi blog... Y ahora mismo también llevo un tiempo en el que no escribo lo mismo que al principio... Pero ahí está ese espacio en el que un día decidí compartir algo con quien pasase por allí y lo dedicara unos minutos. No sé, tal vez no actualizo tanto como debiera, pero siempre influye mucho todo lo que sucede.
Y en relación a esta entrada... A mi, particularmente, también me gusta mucho leerte.
Un saludo.

Wilde dijo...

Muchísimas gracias Paula, pero muchísimas !!!

Gracias mil también a ti Essa, el problema en mi caso es más profundo, porque yo no soy yo y mis circunstancias, yo soy mis circunstancias jeje ...

Biquiños!!!

Mixha Zizek dijo...

Me encantará seguir leyendote Wilde, nuevamente, te sigo , besos