Un año más

29 diciembre, 2010

Cuando se mira hacia atrás después de un largo día, semana, mes o incluso - como aquí y ahora - un largo año se da uno cuenta de que el término 'largo' de repente ha perdido todo su valor. Y ese día, semana, mes o año parecen haber tenido la misma duración volviendo a perder de nuevo todo su valor, pero esta vez a lo grande, porque incluso las unidades de medida del tiempo parecen totalmente absurdas. Se recurre sin vacilar entonces a alguno de los estúpidos tópicos inventados por algún demente realista de esos que hundieron a los grandes genios por miedo a los cambios, por la necesidad humana de encontrar una explicación lógica y normal y poder así seguir adelante sin inmutarse; es cuando dice, por ejemplo, que el tiempo pasa volando. Siempre ha sido fácil para algunos juzgar el pasado una vez sucedido dentro de la lógica, aunque yo por mucho que lo intente todavía no logre hacerlo, por suerte. La humanidad siempre ha sido hábil para estas cosas, entre otras miles de millones de excusas parecidas. El caso es que después de un largo año no encuentro gran diferencia en casi nada, hablando en tercera persona, evidentemente. El tiempo ha vuelto a pasar y las cosas en general siguen igual de mal, igual de jodidas para la mayoría en esta extraña civilización humana de la que a veces me gustaría no formar parte. Yo creo que el problema esta situado en algo muy simple, en que se mide mal el tiempo y que en realidad no es ni siquiera necesario el medirlo, pues es un término totalmente absurdo. De hecho, si se vuelve a mirar hacia atrás, pero mucho más lejos, en primera persona, es fácil ver de que las contadas personas que consiguieron cambiar algo de verdad lo hicieron muy rápidamente, en un simple instante y sin mayor dilación o tardanza en el tiempo. Al día siguiente todo había cambiado, tras ese segundo de gloria. Y esa es la diferencia, que las cosas grandes suceden en un simple segundo, no en un puto año. Quizás el 2011 nos brinde un segundo de estos, yo no pierdo la esperanza, también tengo mis excusas.

7 comentarios:

Irreverens dijo...

Pues sí. Lo realmente importante y crucial suele ocurrir en cuestión de minutos o segundos...

Quizás el error sea vivir esperando ese brevísimo lapso de tiempo y hacer como si todo el resto no importara. Cuando es justo al revés. En mi humilde opinión.
:)

Biquiños, meu.

Kurtz dijo...

Merece la pena leerte, aunque sea de cuando en cuando.
En fin, esperemos ese segundo, o esos segundos.
Salud y feliz año.

EsSa dijo...

Ojalá, sí... y, a ser posible, que el cambio rápido y radical sea para mejorar lo que había...

¡Feliz año 2011!

Wilde dijo...

Tienes razón Irreverens, sin duda alguna ... pero, sin embargo, 'vivir esperando ese ...' creo que es lo que denominamos esperanza. Sé que es utópico, pero la esperanza es tan necesaria en mi vida. Ays!!! je!

Muchas gracias Kurtz, me gusta eso de que una amigo me diga 'merece la pena leerte'. Despues de estos ya años, así lo veo, sin haberte visto jamás. Que gracias tio, en mi blog, quizás por culpa mía sin duda alguna, quedáis los mejores.

Essa ... quizás ocurra todo el tiempo ... parpadeas una sola vez, y el mundo entero ha cambiado.

Graciñas a los 3, Felices Reyes Magos!!!

Stultifer dijo...

El tiempo es tan relativo como la circunstancia.

Wilde dijo...

Pues si, al final todo depende de cosas muy pequeñas, invisibles. Je!

Wilde dijo...

Y otro más ...