Invisibles

11 septiembre, 2009

Arrojándose al vacío a gran velocidad se sitúo rápidamente en un lugar fácil y accesible y utópico y lejano y surrealista; y pensaba mientras caía en su propio mundo pasado mezclando los tiempos y escogiendo los espacios al azar hasta dar con un tema inolvidable dentro del tedioso mundo laboral del que se había arrojado a la invisibilidad. Pensaba en su mesa de trabajo, en su pantalla, en su silla, en sus compañeros, pensaba en ese lugar donde todos ellos lo miraban cada diceiséis horas, donde él mismo no se podía mirar cuando se desplazaba físicamente de el. Y descubría así su invisibilidad en su descenso, nunca es tarde. Dentro de nada tampoco estaré yo aquí y seré más invisible aún, y dentro de 1000 años los que existan, si es que llegan a exisitir, todavía no han nacido y también son invisibles hoy. Es lo que tiene tirarse un 11S desde la planta 190 de una gran torre situada en una pequeña isla, que hasta el tiempo y el espacio carecen de sentido, que solo un desvario acudiría a tu rescate para hacerte invisible a todo e incluso a todos; lo esencial es invisible a los ojos.

3 comentarios:

Wilde dijo...

la frasecita final es una cita de Antoine de Saint-Exupery, evidentemente. Salud!

EsSa dijo...

Una frase de El Principito, ¿verdad?

Me alegra volverte a leer. Una vez más me has hecho reflexionar.

Un saludo!

Kurtz dijo...

Me gusta esa frase final porque es una verdad como una casa.
Por cierto, una de las imágenes que se me quedó grabadas del 11 de septiembre fue la de la gente tirándose desde lo alto de la torre.

Saludos y abrazos.