El silencio

04 diciembre, 2008

A estas alturas ya debería estar más que claro que en cada estación tenemos un clima muy claro, a pesar del cambio climático ese, ¿Dónde está el límite de un ser humano para aguantar el frío en invierno? Si utilizo las palabras que escucho en ningún lado, pues escuchas a todo el mundo repetir 'que frío, que frío y que puto frío de mierda', aunque ignoren que no es así, pues pueden soportar mucha más cantidad de frío del que dicen padecer sin mayor problema. El tema estaría en saber a ciencia cierta cual es el límite de cada uno para morir de frío, pero ese límite aún está algo lejos perdido en algún pico de alguna alta montaña o 'solo' en el fondo del Océano, en alguna fosa abisal tipo Las Marianas. Yo que soy muy simple creo que todavía puedo aguantar mucho más frío del que jamás he padecido, otra cosa sería la calidad de vida, pero ese es otro tema y es otra historia más digna de épocas calidas y sin crisis sociales. Luego están las circunstancías, por pequeñas que sean, al final marcan nuestro destino, aunque sólo sea por un día. Un mal día circunstancial, hace del frío real un frío irreal multiplicado por mil, irreal si, pero real al sentirlo dentro, una mala resaca también provoca este imaginario frío existente. Y luego está el silencio, y eso si que es frío.

23 comentarios:

Maite dijo...

y también está el sentir frio a +32º

un saludo

LOBITO dijo...

Wilde, hay varias clases de frio, evidentemente... yo casi prefiero sentir el frio fisico. Al entrar en casita me pasa. El otro, el que refieres en último caso, ese ni aunque me esconda en las Marianas. Ni en el infierno....
Me gusta como lo dices. si.

Par de besos.

Irreverens dijo...

El cuerpo humano aguanta lo indecible. Pero la mente humana aguanta lo inimaginable.

Pero mejor no tener que llegar a esos límites.

Que te mantengas calentito (por dentro y por fuera).
:)

Petons

Stultifer dijo...

Estancia en una cueva subterránea natural en Andalucía (El gato). Tras dos horas de recorrido, cruzando lagos, subiendo paredes, bajando niveles, y antes de cruzar la galería del aburrimiento (2 kilómetros de piedras) hay una zona amplia en la que se hace un descanso. Se apagan los carburos un instante y se escucha... Se llegan a escuchar los sonidos de los latidos del corazón.

Ad astra per aspera dijo...

mmm frío el silencio? como buena gallega te diré depende... algunos son TAN calientes jajaja

una pasajera + dijo...

hombre, es que hace frío ;-)
un abrazo!

Estilografic.blog dijo...

El cuerpo tarda en acostumbrarse, pero al final se acostumbra a casi todo. Frío, frío, lo que se dice frío, yo creo que todavía no ha hecho, lo que pasa es que ha dejado de hacer calor. El problema está en la indefinición de ambos términos. ¿Y el silencio? Pues también puede ser indefinido. Seguro que el verdadero silencio no lo conocemos.

neurotransmisores dijo...

Lo que está claro es que con clima cálido se vive mejor.
En los países cálidos la gente se comunica más, sufren menos el frío del silencio.

Saludos.

Duquesa de Katmandu dijo...

Y qué me dice del frío de la indiferencia? Ese puede ser insoportable...

Beso,

pati dijo...

A veces el silencio es necesario, Wilde... aunque sólo sea por un día.

No hay nada como el frío. ¿No ves cómo se juntan unos con otros para darse calor? :P

Feliz puente.
Un beso :)

Angelusa dijo...

Efectivamente, Wilde, el silencio puede helar el alma; las bajas temperaturas sólo enfrían el cuerpo.

Biquiños:-)*

Mixha dijo...

Wilde, la soledad y el frío son terribles juntos pero a veces necesarios para pensar muchas cosas... El frío es terrible inguatable a veces sobre todo en estos tiempos, y cómo está por alla? Ahora es muy trsite cuando ve a la gente muerta de frío por el clima y por soledad, me gustó tu entrada super reflexiva, un beso

fantasía dijo...

Qué razón tienes... el puto silencio... eso sí que es frío...
snif

Miguel González Aranda dijo...

El peor frío es el que se asoma por la espalda cuando tu cuerpo está caliente.

Madita fiebre.

Me gustó tu blog, un saludo
http://miguelgonzalezaranda.blogspot.com"

Wilde dijo...

Esta ausencia se debe a una gastrointeritis, volveré pronto jajaja

Isabel dijo...

Vaya! lo lamento. Cuídate. Aunque tb gusta saber que tu silencio no es frío.

Bicos.

Soni dijo...

Que frio hace aquí!!!!!!

Besos y Abrazos ;-)

Lau dijo...

Yo que estoy por la costa mediterránea y siempre me quejo del frío que hace... :-S xD

saludos!

pati dijo...

Wilde,

espero que tu silencio no te esté matando de frío... ;)
Pasé a ver si habían novedades (ya sé que está el feed pero me apetecía sumar) y, de paso, felicitarte estas fiestas.
Me es imposible hacerlo por mail; me son devueltos todos :(

Feliz Navidad!
Disfruta de tu silencio...
Un beso :)

LOBITO dijo...

Hola Wilde... espero que ya estes curado del silencio!!!!
Nada como siempre y para no variar mucho de las costumbres... mis mejores deseos para estos dias y para los restantes!!!!

Miles de abrazos y besos.

Anna Belén by Ayshane dijo...

No hay nada tan frío como el silencio pero es a veces tan necesario que incluso reconforta encontrartelo...

Besitos grandotes...

p.d.: si... ya estoy de vuelta!!!

Wilde dijo...

Bueno, me he estado cambiando de lugar y he estado sin Internet en casa. En paralelo, por esto de la crisis (jejeje) nos han dado unas vacaciones de órdago. Esta ausencia carece de conceptos poéticos, para que mentir. Pero ya está todo arreglado. Muchas gracias a tod@s por comentar igualmente. Y feliz año!

Silvia dijo...

El pasado año lo comencé en los campos de concentración de Auschwitz, caminando entre las vías férreas pues era el único lugar donde la nieve no te cubría hasta las rodillas al pisar.

Hamás, perdon, jamás había pasado tanto frío físico y psiquico, no había nadie. Pero ese frío no era por el holocausto, sino que al mirar esos barracones vacios no podía evitar pensar en el sufrimiento palestino, víctimas de esas mismas víctimas.